Autocuidado – nanai en el agua

No nos damos espacio para cuidarnos. En nuestros calendarios poco tiempo le damos al cuidado más espiritual de nuestros cuerpos; meditar, hacer yoga, leer, respirar…aún siendo momentos “de una” importantes para mantener la calma.

Y como casa de herrero cuchillo de palo, yo soy muy mala para el autocuidado. Pero quiero cambiar, y por eso busqué de qué forma podía hacer mis momentos en el baño más especiales o planificar un momento sagrado para mí.

Hay muchos rituales, recetas, paso a paso para tener un baño soñado…pero pienso que lo mejor es que cada una arme el suyo con lo que tenga a mano o con lo que más le haga sentido.

En el post de instagram también hay varias emprendedoras que venden productos que te pueden ayudar y sería ideal si alimentas ese post con alguna favorita tuya que no esté!

entonces, sin más, vamos al agua!

1- Hacer del baño un ritual: Muchas chicas hablan de “baños espirituales” donde te encomiendas a un ángel o un ser de luz, prendes una vela con una intención y te bañas con ciertas flores que cumplirían diferentes propiedades. Por ejemplo “clavel rojo cuando sufres de injusticias”, “baño con margaritas para alejar la envidia ajena”, “rosa blanca para el estrés” entre otros. En este link puedes leer más a profundidad sobre las flores. Y si bien depende de cada una creer o no, sí es real que muchas plantas tienen efectos positivos en la salud y que puedes utilizar para tus baños…como la lavanda para relajarte, el cedrón para combatir el insomnio, manzanilla para traer paz y así. Lo mejor es que antes de utilizar una flor o planta la limpies y sepas que no tienes ningún efecto alérgico (quizá ya has usado productos que la contengan), y más que seguir “recetas” tú busques los propósitos que quieras y las plantas o flores que te hagan sentido.

2- No tengo plantas pero tengo aceites: los conocí para el parto de mi hermana donde pusimos aceite de mandarina en un quemador (pones una vela y encima de un plato algunas gotas) y la ayudó con los dolores. Son mágicos, y en el baño puedes usarlos tanto en el agua como en la atmósfera. Muchos proyectos que los venden te pueden (o te darán) recomendaciones…pero si quisieras hacer un “baño ritual” podrías incorporar desde 2 gotas de tus aceites favoritos y disfrutar de una hora de amor propio.

3- Leche o leche vegetal; me genera conflictos, por ser un alimento tan necesario para muchos, pero si puedes darte ese lujo, dale! Esta tendría propiedades nutritivas para la piel, en especial para la piel seca e incluso las que sufren de eccemas (de todas formas consulta con un especialista antes de aventurarte) u otros problemas cutáneos. En caso que quisieras probar junto a aceites esenciales, basta mezclar en 55ml de leche 2 gotas, o 10 gotas en una taza de leche. Si quieres usar solo la leche, puedes echarle a tu baño: 1 o 2 tazas  (o una cucharada de leche en polvo) y agregarle una taza de sal de epsom o miel. También podrías usarla sola o con lo que sea que quieras incorporar: sales, burbujas, bombas, etc. Lo importante es que esté tibia, para que no perjudique la temperatura del agua.

4- La temperatura; Cometí un error de principiante que fue preparar todo; velas, incienso, música, bomba, etc. mientras llenaba la tina…cuando estaba lista para sumergirme el agua ya se había enfriado 🙁 . Procura que esto sea lo último, y que no esté “ni muy caliente ni muy fría” aunque dependerá de c/u. Lo mismo si te das sólo duchas, prepara todo antes de darte la ducha para que no te des cuenta que te faltó “algo” cuando ya estás pilucha ahí en el agua.

5- Sales: Mi amiga Catalina siempre me dice que sumerja los pies en sale de epsom porque relajan los músculos y ayudan con las heridas.  Se encuentran en farmacias naturales (habría que investigar si algunas están abiertas o haciendo pedidos) pero además la sal tiene un efecto energético muy bonito, bota todo lo malo. No la eches directamente en el agua o sobre tu cabeza (en caso que sea una ducha) porque o te pincharas con los trocitos o te quedarán ahí  en el pelo. Es mejor disolverla antes en agua caliente (no hirviendo por razones obvias) y una vez disuelta verterla en el agua o sobre ti. Lo mismo si usas sales de baño, que tienen propiedades tanto emocionales (aromaterapia) como estimular el cuerpo; relajándote, calmando la ansiedad y preparándote para el descanso.

6- Frutas: Al igual que la leche, tendrían propiedades importantes para la piel como estimular, nutrir, calmar. Además de darnos esa sensación de estar sumergidas en olores y colores agradables…por la estación lo mejor serían los cítricos porque no sólo te calman, también mejoran la circulación sanguínea y nuestra sensibilidad al frío. Se recomienda que te des una ducha primero – en caso de realizar un baño de tina -, cortar las frutas en rojadas e incorporarlas al agua caliente (a una temperatura rica para ti) o exprimir su jugo y con agua calentita echártela encima, en una palangana para sumergir los pies…A las frutas puedes sumar un jabón similar (cítrico en este caso).

7- Burbujas: yo soy muy cabra chica pero las amo. Y cuesta más que antes encontrar para el baño pero aún hay chicas que venden bombas o jabones líquidos. Encontré una receta por “wikihow”;

  • 1/2 taza (112,5 ml o 3,8 onzas) de jabón líquido suave de manos o jabón líquido regular
  • 1 cucharada de miel
  • 1 clara de huevo
  • 1 cucharada de aceite de almendras suave (opcional)
  • 5 gotas de aceite esencial (opcional)

y aunque el huevo me genera desconfianza pero dice que le da “esponjosidad” a la receta. Se necesita: y la receta con imágenes la encuentras acá hay también una alternativa VEGANA.

8- Ambientación: insisto, no necesitas una tina para darte un baño digna de las diosas del olimpo al que perteneces. Todo está en cómo creas la atmósfera; preparar unas velas para darle una iluminación especial, poner tu música favorita, prender un incienso que te guste, quizá una playlist en frecuencia 432 hertz cuyas vibraciones tendrían aspectos positivos “para la mente y el cuerpo” en spotify puedes encontrar algunas . Sobre las velas, existen varios rituales entorno al baño…pero insisto que es tu momento y tu puedes dar el propósito o fin que quieras. Si necesitas datos de vela te recomiendo revisar los perfiles de @velas_la_cereria , @piedrangular_velas y @tofu.candles

9- Olores: porque nos llevan a momentos especiales. Los aromas tienen una gran fuerza sobre nuestras percepciones y nuestra mente se activa con ellos…por eso intenta sumarle a tu baño aromas que te sean agradables o que sepas que propician la paz mental como lavanda, el ylang ylang que sería “la flor de flores” (nunca la he olido pero me salió muchas veces en la búsqueda), manzanilla, los cítricos, y en fin…cada una sabe qué olores le gatillan sensaciones agradables en el cuerpo.

10- tratamientos: al final no necesitas llenar una tina de agua para desenchufarte  y disfrutar. Basta con darte media hora para ti, de ponerte o preparar una máscara, hacerte un tratamiento capilar, embetunarse en cremas no por “miedo a envejecer” sino por el placer de estar contigo misma, dándole gracias a ese cuerpo por recibirte, acunarte y permitirte disfrutar de este mundo aterrador que guarda tantas maravillas.

espero les haya gustado! busque información en hartos lados como https://www.healthline.com/ y donde pueden buscar recetas u otras cosas para echarle al agua. Disfruten!

 


Comentarios

Comentarios