Tag Archives: regiones

KARLA Y KINTU, VENIRSE A STGO

Soy Karla Salas Aravena, tengo 29 años, diseñadora gráfica de profesión, provengo de cañete (8° región), mi proyecto es KINTU un taller de Arte y Diseño, en el que desarrollo de manera muy dispersa todo lo que amo hacer. Me siento muy afortunada de la crianza que tuve, mis viejos  me enseñaron a través del ejemplo que en la vida hay más de un camino. Respetaron y confiaron en la individualidad de cada uno de sus hijos, alentándonos y apañándonos en cada uno de nuestros proyectos. Si bien nunca lo dijeron abiertamente no era necesario, sus actos transmitían lo suficiente para hacernos sentir capaces… hasta el día de hoy cuando nos vemos aproblemados por cualquier cosa mi viejita sale con su frase célebre “tú puedes, tú siempre puedes” … Gracias a esto hoy en día tengo la convicción que uno triunfa haciendo lo que ama y mientras más temprano se comience a insistir más temprano esto traerá frutos.

p1
“jardín de mi abuela en Cañete, es hogar puro para mi”

Después que estudié Diseño en la UBB de Chillán deambulé en algunos lugares con otro proyecto “Maceta Diseño”, junto a una amiga socia, pero nunca dejando de lado KINTU, siempre estuvo presente en todo momento, no podría dar una fecha de inicio, comenzó de forma espontánea aún sin definirme yo como persona…KINTU proviene de Kinturray palabra en mapudungun (hay un constante vínculo con la cultura mapuche por el lugar geográfico de donde provengo) la primera vez que lo leí sentí una conexión con el por su significado “la que tiene una flor, la que aspira hallar el néctar y esencia de la flor” y comprendí a mi manera que era lo que yo deseaba.p2
La vida en región para las personas que hacemos cosas con nuestras manos es muy compleja – no digo que sea imposible, ya que me consta hay muchas que lo hacen con harta garra – sobre todo en pueblos pequeños, en los que las personas otorgan un menor valor a éstas, las compran menos, hay carencia de espacios que lo promuevan, escasez de insumos ya sea en disponibilidad o variedad, precios elevados de estos mismos, etc.- todas estas cosas, más el desear organizar mi vida (que hasta el momento la llevaba bien al lote) hicieron que hace un año atrás tomara quizás una de las decisiones más importantes hasta ahora que fue venirme a Santiago sin nada en los bolsillos pero con 2 grandes amigos y un pololo apañador (de Stgo) que me espero por 6 años a que tomara la decisión. Fue muy difícil ya que nunca pero NUNCA estuvo en mis planes vivir en Santiago. Como buena provinciana siempre ame las regiones por todas las diferencias que existe entre una ciudad grande y un pueblo, pero sin duda siempre he sabido que todo en la vida está compuesto por decisiones y para tomar una de ellas es necesario dejar partir algunas cosas, sino sería todo demasiado fácil… y yo decidí vivir de lo que amo ante todo.
p3
Lo más difícil en esta nueva vida fue el inicio, era todo extraño, debía andar más atenta de lo normal, psicoseada por tanta cosa que mostraban en la tele. Del transporte ni hablar, en todos lados siempre he sido muy despistá entonces me ha costado ubicarme, me he perdido muchas veces, pero siempre he encontrado alguien agradable que me oriente, la red de apoyo disminuye, pero Gracias a la vida tengo a los mejores conmigo. Económicamente más de una vez me he visto en problemas, si bien mis ventas han aumentado la vida en Stgo es particularmente cara.
Como necesitaba generar lucas de una manera rápida estuve vendiendo 3 semanas aprox. en la calle, nunca había tenido una tan buena vitrina y llegada de mis cosas, pero obviamente también estaba el lado B que era el estrés y la adrenalina de estar arrancando de carabineros (aún cuando intente hacerlo de alguna manera legal), pero gracias a esa vitrina logre ampliar mis clientes que hasta el día de hoy me siguen por las redes sociales y me compran. Decidí no seguir vendiendo allí, ya que tampoco era algo que deseara hacer y más adelante me salieron ventas más grandes para tiendas que hasta ahora mantengo.
p4
Si me preguntaran hoy si fue una buena decisión diría mil veces sí, siento que KINTU ha progresado positivamente al igual que yo como persona, de a poco empecé a encontrarle un gustito dulce, las posibilidades en todo aspecto se maximizan, los insumos – que de haber sabido de muchos de ellos habría optimizado mi tiempo – la opción de elegir por la cantidad de proveedores, la cantidad de espacios para exponer tus trabajos, las redes de emprendedores que te hacen sentir acompañado y no loco, la cantidad de clientes, los múltiples servicios que ayudan en tu trabajo, información más asequible y de personas con mayor experiencia, oportunidades múltiples para tener talleres que complementen tu área… y así miles de cosas más, que están a la mano.
p5
No tengo idea si existen más mujeres emprendedoras de regiones en Stgo me imagino que sí, pero lo que sí sé es de muchos amigos de diversas partes que vienen a cumplir su sueño a acá quizás no del mismo tipo, pero sueños finalmente… con los que siempre es rico encontrarse y conversar, me llena de alegría saber que también lo están intentando y me hacen sentir más en casa, aunque no seamos de la misma ciudad… Si una amiga de región me preguntara que le aconsejo con respecto a venirse le diría; define tus prioridades, jerarquiza, ve para que lado pesa más tu balanza y a partir de eso toma tu propia decisión, ya que siempre habrán personas que no comprendan tu forma de vivir, los que se preocupan y desean lo mejor para ti, y a los que le cuesta dejarte partir.
Yo por ahora estoy bien aquí en Stgo luchando por mi proyecto y no por los del resto, hoy más que nunca tengo fe en el y en mis capacidades, pretendo quedarme, alcanzar metas y estabilizarme bien económicamente… pero sé que en un futuro alguna región me esperara 🙂

p7

yo
yo

“Pasar tiempo conmigo”

Hola! Soy Kati Ponce, tengo 29 años y soy chillaneja. Desde este año vivo en Viña del Mar, luego de estar 4 viviendo en la Isla de Chiloé

Mientras buscaba trabajo dentro de mi profesión (soy trabajadora social) estaba tejiendo una manta para la guagua de una amiga, subí fotos de todo el proceso en mis redes sociales y otras amigas me pidieron tejer para sus sobrinos/as. Sentí la oportunidad y así surgióManta
teTEJO”, conjugando mi interés por el tejido y la inquietud que hace bastante tiempo arrastraba, por emprender en algo que realmente disfrutara hacer.

Aprendí a tejer de niña y nunca he dejado de hacerlo, es algo que disfruto, comencé con crochet luego palillos y también aprendí telar, me gusta la concentración que exige, el ritmo, es como pasar tiempo conmigo, me motiva la manera en que entrelazando lanas van tomando forma; cojines, guirnaldas, mantas y estuches, productos que actualmente ofrezco. Me gusta usar muchos colores al tejer y cuidar todos los detalles para asegurar durabilidad y calidad.

Desde mi corta experiencia, siento que emprender implica un esfuerzo diario, exige perseverar, bancarse las
frustraciones para continuar avanzando, por lo que es necesario ser fiel a lo que queremos, creer y confiar en nosotras mismas, respetando y apreciando nuestro trabajotaller
como tal, transmitiendo la dedicación y pasión que ponemos en lo que hacemos para que otras personas valoren nuestro trabajo y paguen un precio justo por él. A la vez implica mucha organización de nuestro tiempo, platas y espacios, para entregar a tiempo los pedidos, mantener un porcentaje de inversión en materiales y tener ganancias! Además es importante mantener actualizadas las redes sociales.

Dentro de las dificultades, creo que lo más difícil fue dejar de limitarme. Fue difícil dejar de inventar excusas para no intentarlo, sin embargo, al superar mis miedos he disfrutado la satisfacción de vender mis tejidos, de encontrar personas que valoran y agradecen mi trabajo, lo que me motiva a continuar tejiendo, sumar productos, mejorar en difusión, buscar nuevas oportunidades y llegar a más personas.

Al final del día el balance es positivo y me siento muy afortunada de hacer lo que quiero.

IMG_5113

taller2

arcoiris

lanas