Tag Archives: nomedalomismo

Viviendo una vida Slow (¿?)

Yo no sabía que mi estilo de vida tenia nombre. Fue raro cuando me di cuenta. Fue más raro (pero muy motivante) ver que habían muchísimas personas que apuntaban a vivir de la misma forma y que compartían sus experiencias. No es que yo me sintiera especial ni mucho menos, pero cuando nos rodea tanto exceso y a tanta velocidad es difícil imaginar que hay una “tendencia a vivir más lento”.

Como les decía, yo no comencé con este nuevo “estilo de vida” por querer ser popular. Sólo un día sentí que la rutina me estaba matando, que había dejado de escucharme a mí misma, que estaba acostumbrada a comprar cosas que no necesitaba y que estaba nutriendo mi cuerpo y mente de basura. Y cuando todo esto lo hice consiente puse el freno de mano y me bajé. Es terrible leerlo así todo junto pero eso pasó. Y no, no fue de un día para otro.

Ahora bien. Que es esto de la Vida Slow… La verdad no lo sé a ciencia cierta, tampoco estoy segura de cumplir con todos los requisitos de las definiciones que podemos encontrar en internet, ni mucho menos creo ser una embajadora de esta nueva forma de vivir.

Desde mi perspectiva sólo apunta a VivirEs mi protesta pacífica contra las imposiciones del sistema. Vivimos en una sociedad que nos impone estándares de vida, cánones de belleza, modos de comportamiento incluso estados mentales D:

Cuando me di cuenta de que no necesitaba nada de eso, entonces comencé a vivir mi propia vida, bajo mis propios parámetros. Ahora, claramente no fue de un día para otro, ni un cambio radical. Incluso es aún un proceso de; cambios, aprendizaje y de amor.
Vivir “lento” es apreciar cada día. Es valorar lo haces y lo que tienes, sin estar todo el tiempo necesitando más. Es apartar la negatividad, armonizar con el entorno. Respetar y respetarte.

Pero OJO! No es que estemos viviendo como caracoles, que nos la pasemos durmiendo ni que nos quedemos mirando por la ventana cómo pasa el día…Es simplemente cambiar la perspectiva: 

Haz lo que más te gusta de tu día a día. Trabaja en algo que te apasione, para poder hacerlo feliz.
Disfruta a tu familia, cada momento que puedas. Crea hábitos de conversación con ella. Conoce a quienes te rodean y aprende de ellos. Muestra interés por sus necesidades y expresa las tuyas, la empatía es la mejor forma de conseguir armonía.
Observa la naturaleza, conócela y respétala.
Apártate de todo aquello que le aporte negatividad a tu vida. Aprende a generar opinión en base a tus propios conocimientos y experiencias y no te dejes llevar por lo colectivo.
Prepara tu alimento. Conoce sus ingredientes, aprende como cada una de las cosas que consumimos afecta en nuestra salud, nuestros estados de ánimo y nuestro estilo de vida.
Disminuye el consumo de productos innecesarios. Reutiliza, Reduce tus desechos. Recicla. Cuando nos hacemos consientes del impacto que generamos con nuestros hábitos y trabajamos para revertirlos, la manera en que nos relacionamos con el entorno cambia. La manera en la que percibimos nuestro mundo se transforma. La tierra no es un lugar de paso. Es nuestro hogar y será el hogar de quienes queden cuando ya no estemos.

Desvaloriza el dinero. Trabaja por satisfacción, por realización, no por dinero. En un sistema que se mueve en torno al “vil y sucio dinero” este es el punto más difícil. Pero ¿Realmente lo necesitamos tanto? Si bien lo necesitamos para adquirir prácticamente todo lo básico para subsistir, intenta pensar en lo mínimo. Vive con austeridad, valora lo que tienes. Con esto no digo que no vivas bien, que no te regalonees, simplemente evalúa tus hábitos y crea conciencia de aquello que no necesitas.
Aprende a reutilizar objetos, a repararlos, a intercambiarlos.
Bájate del auto, disfruta de caminar, de andar en bicicleta. Aprovecha esos momentos para pensar, para crear, soñar…
Lee. La ignorancia es el cáncer de nuestra sociedad. Lee de temas que te encanten, lee del mundo, lee sobre plantas, lee sobre el amor, sobre aventuras. Abre tu mente y permítele a tu imaginación volar, como cuando éramos niños. No te avergüences de imaginar lo imposible.
Escribe, dibuja, pinta, teje, borda, haz tu propio pan. Regálate tiempo para explorar tus habilidades y no dejes nunca de sorprenderte de los resultados.
Fracasa y se feliz. Aprende de cada una de tus caídas y disfrútalas. Levántate y vuelve a intentarlo, una y otra vez. No permitas que NADIE te diga que no puedes o que no debes. Escucha a tu corazón.

Para terminar, me gustaría poner un poco de contexto. Soy Camila, tengo 28 años y soy mamá hace 5. Comparto mi vida con un hombre maravilloso y vivo en un departamento en Ñuñoa. Santiaguina de nacimiento y Diseñadora Industrial de profesión. Para que esta información? Porque no me crié en el campo entre animales libres, no tengo mis chakras alineados (aun que me encantaría) ni vivo en una combi viajando por el mundo. Soy una persona más. No hay requisitos fundamentales para poder vivir al margen del sistema que nos impone la sociedad.

@nomedalomismo 

Una vida slow

La vida no puede no tener estres (a menos que estés en Bali, en ese caso yo creo que sí) porque sentirnos “incómodas” nos mueve a la siguiente etapa de las secciones que tiene nuestra vida, pero sí tenemos que recordar el vivir el momento, una vida más tranquila y menos exigidas, ser más paciente con nosotras y los demás.

Investigué un poquito sobre la vida slow y picoteando junté estos tips, ojalá les sirven y puedan empezar a aplicarlos.
Primero, una vida slow es vivir más el AQUÍ y AHORA. Tomar el control de tu tiempo priorizando las actividades que te enriquecen y desarrollan emocionalmente (gracias wikipedia), teniendo eso claro acá van los tips:

1-No apures las cosas que necesitan tiempo para crecer: Una frase muy bonita de Pinterest que guarda una gran verdad, a veces nos desesperamos porque no te contestan el mail, la idea que tienes en la cabeza no se materializa o todavía no te dicen nada del lugar donde fuiste  a entrevista…No empujes. Respira hondo, recuerda que – valga la redundancia – hay cosas que necesitan su tiempo, sobretodo cuanto la “cosa” que le exiges resulta ser tu misma.2

2-Come más sano: No una dieta, sino elegir productos más “nobles” como legumbres, semillas, verduras, frutas…es increíble el impacto que tiene la comida sobre nuestra mente y cuerpo. A veces sólo escuchamos cuando “el” quiere chocolates pero la verdad es que responde cuando lo nutres. Una amiga vegana (Cata) me dijo; “Si nosotros estamos vivos, porqué vamos a meternos algo muerto? Un tallo de zanahoria puede seguir creciendo y hacer otra zanahoria…con eso debemos alimentarnos” Y aunque no todos tenemos el entusiasmo de volvernos veganos, si es lindo estudiar esas filosofías y adoptar lo mejor vaya con nosotros. Hay blogs como The Simple Life con recetas rápidas y fáciles 😉 3

3-Saca 2 pendientes de tu lista de pendientes: Peludo, pero tiene que ver con el no pretender ser “súpermujer”. A veces no hacer algo es más productivo que hacer todo, quedar muerta, equivocarse porque lo hiciste cansada, etc.

4- Ten plantas, suculentas y/o hiervas en casa: Plantar y plantar. Las plantitas hacen cosas maravillosas en nuestra alma, nos escuchan, nos acompañan y si las cuidamos con amor ellas nos responden con amor. Además te ayudan a contemplar lo simple de la vida.

5-Hornea tu pan: Cami de nomedalomismo las puede ayudar con esto. La verdad es que hornear el pan de cada día es muy terapéutico y te hace “despertar” del estado automático que nos ponemos; estar en la fila del pan, codearse con la señora que se echa las 20 marraquetas, hacer la fila para pagar. Y al comerlo te das cuenta del proceso, del tiempo que te tomaste y de lo rico que está. Aparte serán 30 minutos (?) donde no pensarás, sólo disfrutaras de las texturas y olores de tu masa.9

6- Compra menos: Empieza a invertir más en experiencias que en cosas, pregúntate ¿qué pasa si no lo compro? si la respuesta es “nada” chao, shu shu, el capitalismo no morirá pero sí el que te has impuesto – sin notarlo – en tu vida. Además tener menos cosas te hará más desprendida con las mismas y valorarás lo que tienes.

7-Duerme y despierta temprano: Descansar bien te hace ver las cosas con más claridad y la mañana te da más energía, alarga el día y sientes que tienes “más tiempo”. Es dejar de andar corriendo para empezar a caminar.4

8-Saca las notificaciones: No es sólo re-educarse para no vivir pegadas al celular, es también hacerse trampa. La vida es lo que pasa por al frente mientras miras tu pantalla.

9- Dedícate a 3 cosas: Piensa, qué es importante para mí? y enfoca tus actividades y tiempo a ellos, puede ser la familia, la pega, amigas…a veces nos llenamos de compromisos y deberes que no nos benefician o no nos interesan, también es bueno aprender a decir NO.
8

10-Haz cosas que “no sean productivas”: Has estado caminando por el parque y pensar qué rico pero debería estar haciendo mil cosas más (?), ya, quédate ahora sólo con lo rico. Si te gusta dibujar, hazlo, si lo tuyo es caminar mucho rato, también. La vida no es producir la vida es sentir.

¿Te sirvió? Pronto tendremos a alguien más experto dándonos tips más prácticos para que puedan aplicarlo en su día a día 😉

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOMEDALOMISMO EN EL DÍA DE LA TIERRA

Desde la entrevista sobre Mantita Primavera con Cami hemos cultivado una amistad muy de plantita: regándola cada día. Y me consta que lo que sale de su boca no es al azar. Es una de las chicas más consecuentes con lo que dice y hace, sea como emprendedora, mamá o mujer. En el día de la tierra les comparto su nuevo proyecto paralelo: No me da lo mismo un blog donde comparte sus hábitos y tips para minimizar su huella de carbono, tanto individual como familiar.

Pero es así de siempre, en la U Cami ya reciclaba hasta el papel más minúsculo o hacía huertos de hierbas en el departamento de su mamá “nunca logré con comida real” y de eso empezó a juntar tarros y cartones sobrantes para transportarlos a los “puntos limpios”. Cuando ya se fue a su departamento con su hija y marido, empezó a juntarlo T O D O. – “el Pancho me regalo una bici para mi cumpleaños 25 y mi vida dio un giro porque me baje de mi tan amado auto y descubrí la libertad de “volar bajito”. Desde ese momento no me baje más. Me iba todos los días a la pega en bici, después empecé a ir a TODOS LADOS en la Blanca (la bici), nada ha sido una limitante, hasta mis telas las voy a comprar en la bici…

nomeda4

El resto fue un abola de nieve – “Empecé a reciclar lo típico (bolsas, cartones, botellas…) Pero llego un punto en que creo que NADA debe ir en la basura y es un poco terrible porque hay cosas que no me las reciben en los PL (como las botellas de aceite o las ampolletas de ahorro) y las tengo TODAS acumuladas en mi casa”.

De ahí su vida fueron las 3R: Reciclar, Reutilizar y Reducir. También se volvió vegetariana estando al borde del veganismo porque siente que respetar la tierra también es respetar sus seres vivos “Por suerte tengo a mi partner que me apoya y va conmigo a todas. Cuando vio que estaba tan metida en esto me dijo “Ok, estoy contigo” y desde entonces en esta casa todo cambió

todos comprometidos
todos comprometidos

“Llegó un momento que mi casa era más un basural que una casa…horror…y un día me pare frente a todo y me di cuenta que no podíamos seguir así. Obviamente yo podría ser muy organizada e ir todas las semanas a un Punto Limpio, pero no es el origen del problema…yo le decía todo el rato al Pancho que no podía ser que generáramos esa cantidad de basura, que estábamos fuera de control y me impuse cambiar eso y reducir esa cifra. Fue entonces cuando se me ocurrió que si mientras lo hacía, lo documentaba y lo compartía, más gente podía quizás motivarse a hacer lo mismo y de esa forma podíamos cambiar el mundo <3 (…) ha sido una sorpresa la verdad la aceptación del proyecto y el interés que muestran mis seguidores, de echo igual me da un poco de nervios dimensionar la responsabilidad que estoy aceptando, de comunicar sobre este tema y me ha incentivado a conocer y a estudiar mucho más a fondo el tema”.

Cami no cree que seamos un país TAN ecológico. Pero sí cree que tenemos oportunidades de serlo – “Hay cosas que se están arraigando de alguna forma en nuestra cultura, como el uso de la bici. Cada día hay más gente que la prefiere por sobre otros medios de transporte y es bakan ver cómo avanzan las políticas al respecto, aunque aún falta muuuucho, principalmente en lo que a cultura vial respecta.” Pero hay un tema que va más allá del tener más puntos limpios o saber cómo reciclar, siente que como ciudadanos tenemos que cambiar hábitos de compra y consumo en general, eliminar las bolsas para siempre, ir más a la feria y darle más demanda al comercio local…pero que “para allá vamos”.

Cami irá haciendo publicaciones diarias con sus tips, también podrás ver hitos ecológicos o recetas naturales (porque ella hace el pan que comen en su casa, y casi todo lo que comas en verdad) en su blog. Espera que en el futuro todos nos preocupemos más del asunto y que alguien le diga: Cami, esta semana boté solo 1 bolsa de basura a la basura.

nomeda5

¿Y cómo podemos cambiar desde ya en la casa?

“Uuuuf hay miles de formas. Eligiendo bolsas reutilizables por sobre las plásticas, comprando productos que vengan en frascos reutilizables de vidrio por sobre envases desechables, adquiriendo el hábito de lavar y guardar los desechos para luego llevarlos a un Punto Limpio. Y yo soy súper partidaria que la mejor forma es empezando a ser un poco más “naturales”. Volviendo a las recetas de mermelada de la abuela, preparando pan calentito a la once, comiendo más frutas y verduras y menos comida procesada….Pensando 2 veces antes de consumir los productos a los que estamos acostumbrados. Creo que ese es el primer paso. Hacerse conscientes de lo que consumimos y del impacto que estas cosas generan”

Tú también quieres cambiar el mundo? Sigue sus tips y/o escríbele a
Fanpage
Instagram
mail ✉: aminomedalomismo@gmail.com

nomeda2