Rosi, un antes y un después

Rosa Barrera es diseñadora de la Universidad de Valparaíso y la chica detrás de Lupic Cuadernos, un proyecto súper nuevo que ha enamorado su corazón y se ha vuelto en su “todo” este último tiempo. La conocí en diciembre, para una feria de navidad en CCLM y pudimos reencontrarnos meses después en la segunda edición de 30 Kilates. Son de esas personas tímidas de buen corazón, que no tienen nada que esconder y saben disfrutar de una limonada sin azúcar.

cuando nos juntamos 🙂

Antes de Lupic Rosi estaba entre media estancada creativamente y cómoda en la calidez y amor de su hogar “Pero me estaba aburriendo y buscando qué hacer con mi carrera”, fue entonces cuando apareció el taller de encuadernación — “Hice uno sin saber mucho. Pero quería aprender la técnica; primero aprendí la de tapa dura, después de copta, que lo encontré muy lindo, y he hecho otros con papel marmolado… ¡He hecho varios!” — Así, sin presionar las cosas su talento fue saliendo a flote y también regresó la seguridad sobre ella y sus manos poderosas.

cuando nos conocimos en su primera feria

Pero en Rosi hay un “antes y un después”, tras una gran pena que le enseñó a abandonar el miedo y a entender que este supuesto hobbie tenía una respuesta positiva en la gente, y que valía la pena seguir adelante. Una vez que pudo sobrellevarla se vio enfrentada a los problemas de todo proyecto creativo; el miedo. Miedo a que la gente le guste y la incertidumbre del no saber — “buscar los proveedores, los materiales que salgan a cuenta…el miedo que no funcione y te quedes con todos los cuadernos, pero no ha sido así. Una sola vez tuve que poner un catálogo, pero más ha resultado por los grupos.” —3En un comienzo Lupic ha sido sólo de encargos con un pequeño stock, el participar en grupos como Lanaattack (mujeres tejedoras que crean instalaciones/intervenciones artísticas) le han permitido expandir sus clientes y a querer más, como dejar de trabajar en la casa y tener su taller, participar en ferias y aprender de esas experiencias.

“Lo más gratificante es el proceso y cuando lo entrego, con un poquito de pena. El proceso por el diseñar, el proceso creativo de los colores y las formas. Y cuando entrego cuando me dicen que les gustan los detalles…” — Y en verdad ella ama interiorizarse en sus productos, se preocupa de elegir bien los papeles, los colores…buscar de dónde sacar nuevos insumos que sean más difíciles de encontrar. La chica le pone harto, tanto que cuando nos juntamos recién había enviado una entrega de mini cuadernitos como recuerdos de primer cumpleaños (idea mega tierna), con demasiada paciencia y cariño.87

Tiene varias ideas a futuro, que involucran tanto su carrera de diseñadora como su emprendimiento de encuadernación, algo demasiado bacán porque es rico ver cómo se pueden encontrar nuevos caminos a partir de algo tan grande como una “carrera profesional”.

Y su mensaje para ustedes es:
“No hay muchas cosas que valgan realmente la pena si uno no está bien. Van a variar hartos factores, pero si algo las está haciendo feliz o te hace sentir bien yo creo que por ahí va. Esas corazonadas no hay que dejarlas pasar. Trabajar duro, en un buen ambiente con música ¡y no trabajar de noche! Traten de hacerse rutinas y levantarse temprano.”

Rosi le seguirá dando, con el mismo positivismo y felicidad que le está poniendo ahora. Si te gustaría conocer su trabajo o hacerle un encargo puedes hacerlo por sus redes o por correo a lupicuadernos@gmail.com
Facebook
Instagram245


Comments

comments