reinventarse

Daniela Rojas, 29 años.

Cuando estudias literatura, la gente tiende a pensar que has leído todos los libros que existen, que puedes hablar en latín a voluntad o que eres básicamente un diccionario humano. Fuera de eso, nadie imagina otro fin práctico para esta carrera. A veces ni si quiera uno mismo. En mi caso, para darle un uso concreto a mis conocimientos decidí, al igual que muchas otras almas con vocación, ser profesora de lenguaje y aportar a la humanidad desde las salas de clase. Así comenzó una travesía de tres años en que crecí mucho como profesional y como persona, pero a un costo emocional muy alto.
No es esta la instancia para discutir el sistema educacional chileno, pero sí les puedo contar que de repente me vi haciendo clases en un IMG_1574chicocolegio al que me demoraba hora y media en llegar, donde mi único tema eran los alumnos y mis únicas salidas eran de la pega a la casa y de la casa a la pega. Ya no veía a mis amigos y cuando por fin lográbamos juntarnos, IMG_1593chicollevaba mis pruebas para que me ayudaran a corregirlas. Fui abducida totalmente por mi trabajo, como muchos
otros trabajadores de las más diversas profesiones.

Tras meditarlo largamente, llegué a una sola y triste conclusión: Me equivoqué.
No porque no amara enseñar, sino porque las condiciones y el costo personal de hacer ese trabajo con la entrega que yo daba, me estaban impidiendo desarrollarme en otros aspectos personales igual de importantes. “El trabajo no puede ser tu vida”, pensé, y a partir de ese convencimiento todo cambió.

Equivocarse también puede ser un comienzo.

Quizás no sabía lo que quería hacer, pero al menos ya sabía lo que no quería. Desde ahí empecé a evaluar mis fortalezas -siempre tenemos alguna- y se me hizo evidente que tenía que hacer algo relacionado a las letras y la educación, las dos cosas de las que sé más.

Así nació Edito tu escrito, servicio que busca apoyar el proceso de planificación, redacción y corrección de textos de distinta índole, sobre todo Tesis o papers académicos, pero también he trabajado con libros prontos a publicarse o a presentarse en concursos. Cada proyecto en que he colaborado me ha permitido aprender mucho y conocer distintas áreas de estudio, desde Feminismo hasta cómo se producen los quesos en el sur de Chile. Si bien ha sido un proceso lento de difundir la página e ir conociendo gente que tenga la confianza de trabajar conmigo a pesar de no conocerme, eso solo lo he logrado apoyándome en mis amigos, activando redes de contactos y perseverando en la autopromoción. Así que si tuviera que dar algún consejo para emprender sería el siguiente: Créete el cuento. No hay otra manera de decirlo. Cree en lo que haces y en tus habilidades. Convéncete de que mereces ese trabajo que buscas y lucha por conseguirlo. Y si ese trabajo no existe ¡Invéntalo!

IMG_1590chico

 


Comentarios

Comentarios