MI PRIMER TRABAJO

No todo es emprender. Muchas quizás tienen trabajos dependientes, están buscando o son muy felices en él.

¡Recuerden! Acá lo que buscamos es que sean felices en lo que están haciendo, da igual si es bordando o trabajando como un gran CEO de alguna empresa 😉 

Pero algo que de verdad molesta es el abuso frente al primer trabajo. Algunas compañías o proyectos (no todos) buscan estudiantes en práctica o con poca experiencia a precio huevo, para hacer tareas que van desde barrer hasta captar clientes en Croacia, con jornada completa y 1 hora 1/2 de colación.

A veces aceptamos, pensando en que es mejor “agarrar experiencia” y te sirve para el “CV” pero eso es un parche ante un problema ¿Por qué dedicarle tanto tiempo a algo donde ni siquiera me retribuyen como se debe?
Una cosa es trabajar y otra muy distinta es agachar el moño pensando “es lo que hay“.

Algunos saldrán con muchas excusas: debes sentirte contenta de empezar en una empresa grande o hay muchos que no tienen trabajo, deberías ser más agradecida. Y es cierto, frente a una cesantía que crece, hay que cuidar nuestras peguitas pero de ninguna manera tolerar que se burlen de nuestros conocimientos y capacidad de trabajo.

No por haber salido hace poco de la U con tu pura práctica o haber trabajado menos de un año mereces ganar casi el mínimo (considerando el costo de la U), como tampoco te pueden endosar mil trabajos con el pretexto de la “experiencia”. Aunque sí se aprende mucho más en la práctica que estudiando, tu trabajo les aportará en ganancias igual a que si hubieras trabajado 6 años antes…y por lo mismo muchas se descontentan con el primer trabajo; porque trabajan demasiado, no sienten que ese esfuerzo es “premiado” con su sueldo y no consideran que sus ideas valgan como ellas esperaban.

De todas formas, nunca te pagarán billones en tu primer trabajo pero sí ten claro que Nadie te hace un favor al contratarte y tienes el derecho a que sea de una forma digna, que cumpla tus expectativas. No tengas miedo de hacer preguntas sobre el compromiso de la empresa hacía ti; bonos, seguros complementarios, apoyo para estudios paralelos, modalidad del proceso de contratación, etc. Y atrévete a hacer acuerdos monetarios, aunque sean a plazo, pero que sepan que tienes inquietudes y si te destacas lo recordarán.

Ahora, si pagan poco pero te gusta y no te generá problemas ¡acéptalo! y si estás infeliz en el actual ¡Busca otro! pero por fa no sientas que te están haciendo un favor, es tu trabajo, tu TIEMPO y ese es el recurso más valioso e imposible de recuperar.


Comentarios

Comentarios