María Milagros – Nivi

Nivi  – sí, a secas, porque una vez que la conoces te das cuenta que no la puedes llamar de otra forma – tiene 28 años, vive en Valpo con su pololo y gatos. Es la creadora de María Milagros , una chica confiada, motivada, que deja todo en la cancha en pro de su marca. Se tuvo que sacar de encima el peso de la exigencia y tomar decisiones difíciles todo por un sueño, literalmente  – “Había sido un día especialmente malo, porque me había ido mal en una prueba que había estudiado caleta pero filo, pensando positivo para auto-convencerte que todo estará mejor , y soñé con que tenía una tienda donde hacía cositas chicas” – Le contó a su pololo (Dios lo cuide por siempre), quien fue su  inversionista, y con eso pudo hacer sus primeros accesorios y  de ahí como cohete a la luna  – “No habría podido hacer María Milagros sin él, nicagando” – awww.

Ahí al siguiente paso: llamar a su mamá en Calama para informarle que dejaría Nutrición para dedicarse a la bisutería y aprender a confeccionar ropa. A lo que ella respondió (léase con voz de mamá preocupada): Qué?! Cómo se te ocurre que vay a dejar nutrición por eso! No te queda nada, termina la carrera! Pero a Nivi no le daba el alma para seguir con algo que la hacía infeliz, y se tiró a la piscina aún así le cayeran las penas del infierno y la cesantía encima (al final su mamá la apoyó feliz y todos sabemos que la historia siguió bien). De hecho su mamá fue quién le confeccionó sus primeros bocetos; unos vestidos pensados en el real cuerpo de la mujer chilena. Igual lo pasó mal y lloró pero estaba tan convencida que era lo que debía hacer, que sólo lo hizo –“Yo creo que lo más terrible que me pasó cuando dejé de estudiar por María Milagros fue que muchos conocidos me  dijeron ‘no lo hagai’ o me miraban en menos, como el ‘no te la pudiste’. Yo no podría decir si hubiera podido terminarla, pero yo quería hacer esto y filo lo que pensaran ellos.” – A todo esto Nivi nunca puede estar tranquila ni desocupada, y como es su negocio se puso a estudiar Diseño de Vestuario, con  tanto éxito que hasta enseña en el mismo instituto donde está por terminar (tomen eso!)

En marzo 2015 le ofrecieron poner una tienda en Barrio Italia – “Era una tienda minúscula, como un módulo”– pero no congenió con la onda de ver las cosas de la administración así que se cambió para Ñuñoa – “En este espacio, algo de este espacio, me dio la idea de crear vestidos a medida” –. Formó un equipo con estudiantes universitarias, y su negocio va de allá para acá entre Santiago y Valparaíso – “Me demoro 3 horas en llegar a Santiago, después subirme al metro, después a la micro, acarreando los vestidos, más los típicos problemas de los negocios (…) pero todas las cosas que hecho en la vida han sido así: no sé cómo hacer esta wea, filo, lo hago igual (…) yo sé que puedo aprenderlo y hacerlo todo.”

Dice que siempre se ha puesto metas pequeñas, nunca pensando en el éxito “nunca, jamás” porque cuando quieres algo es imposible que no te resulte. Quizá lo más complicado es el manejar los tiempos y lograr hacerlas todas, dejando una cosa por otra, o encontrar más gente para tomar más pedidos.Y uno de los grandes éxitos de la marca fue un vestido de novia, porque le llenó el corazón – “se lo probó y se puso a llorar ¡no me podía poner a llorar ahí! Así que dije que iba al baño a sonarme porque tenía alergia y me puse a llorar jajajaja”. – Pero en verdad todas sus clientas le llenan el corazón ♡.

En María Milagros encontrarás vestidos, accesorios, ideas, tips que todas buscamos/amamos así que síguelas y escríbeles cuando quieras ¡además tienen un concurso!

Fanpage
Instagram
Sitio
correo ✉ hola@mariamilagros.cl

con dos clientas felices! estos vestidos fueron para sus galas de IV
Publicación en Miss 17
Publicación en Miss 17

25

La tienda en Ñuñoa, pero ahora atienden en Valparíso (calle Condell)

28

32


Comments

comments