LAS CADENAS

No nos damos cuenta – o quizás sí – pero somos nuestro peor crítico/enemigo.
Apenas tenemos una idea podemos desinflarla en un zaz con palabras crueles, recordando situaciones y cada derrota desde primero básico. El tema es que cargamos con muchas emociones y vivencias que no son las más sanas…además de creer demasiado lo que nos dicen, encerrándonos en un susto,  negatividad  o simplemente “cadenas”.

Las cadenas son esos “hechos” que nos amarran y nos impiden hacer algo que de verdad queremos o nos delimitan sin ser un poder real. Pero que estamos tan acostumbrados que ya nos sentimos incapaces de soltarlas. Hay muchas historias sobre ellas para explicarlas, las más típicas (y terribles porque a involucran algo que odio) es la del elefante de circo amarrado con una cadena y la del caballo amarrado a una silla. El elefante no sabe que esa cadena es una porquería comparado a su fuerza, y el caballo que puede salir corriendo con la silla colgando, porque desde chiquititos delimitaron sus poderes, su naturaleza real, hasta que ellos mismos se convencieron  que esa cadena y esa silla eran unas cosas monstruosas incapaces de vencer. Si no pudieron antes, porqué iban a poder ahora.

¿Te has preguntado cuáles son tus cadenas?

A veces nos dicen cosas y terminamos creyéndolas, como que somos flojas, desordenadas, poco perseverantes, etc. Pero, la verdad, son sólo palabras y nosotros les damos poder tangible, un poder que nos congela y nos hace creer que “sí, en verdad soy poco perseverante, mejor ni lo intento…”.

Haz una lista de las cosas que te han dicho y que te molestan demasiado, desde la más chica. ej.: en mi casa siempre me dicen que soy floja porque nunca hago mi cama en las mañanas. Y pregúntate ¿En verdad soy floja? O, quizás, es algo puntual pero soy muy buena para prestarme en voluntariados, ir a ayudar a la amiga que sea cuándo sea, arreglármelas sola para pagarme tal cosa…etc.

De verdad cuestiónate tus propias inseguridades y tus propias trabas, descubre cuales debes prestarles real importancia y debes “mejorar” y cuales no valen la pena porque son una falaciiaa.
Puede que tú también estés amarrada una silla y sólo debes empujarla 🙂


Comentarios

Comentarios