LAS ANÓNIMAS

En el día de la mujer debería hablar de grandes personajes de la historia o del motivo porqué se celebra este día (la razón viene al final de la nota) pero no, hablaré de alguien nada que ver pero no menos importante, mi mamá.

Todos, salvo delicadas excepciones, dirán que su mamá es la mejor del mundo (y lo creo) pero yo hablaré de la mía hoy porque es ella quien me enseñó a ser mujer.

Mi mamá me quiso desde siempre (tengo 3 hermanos mayores) y cuando supo que, por fin, venía “imaginaba una princesa” pero salí yo, que no quería jugar con muñecas porque me asustaban.

Ella no es ninguna feminista contra el patriarcado y los hombres, en absoluto. Me enseñó a respetar y tratar bien a mi papá, a mis hermanos y – en verdad – a cualquier persona. Que fuera humilde, servicial y afectuosa. Me vistió con los vestidos y delantalcitos más lindos que el mundo de las mamás podría imaginar.

Pero mi mamá me enseñó algo mucho más fuerte que no tiene nada que ver con el ser Señorita…ella me enseñó a luchar contra mí. A ser fuerte aunque tuviera dolor, a que lo importante no era lo que había hecho sino lo que no había hecho. A ser autosuficiente, que mi cuerpo es perfecto, a creer en mi independencia, que la maternidad es un regalo y que dormir sola en una cama es lo mejor del mundo.

A amar lo que haces, porque mi mamá ama su profesión con cada pizca de su ser, y no importa cuánto ganes en ella mientras seas el mejor y te haga feliz. A que el trabajo dignifica y despertarse temprano es la mejor forma de empezar bien el día.

Me ha enseñado que debo cuidarme de las aguas mansas, confiando en la gente pero no demasiado. Que mi felicidad no puede depender de nadie y, sobre todo, a parar…una vez estábamos en la terraza y me dice: “¿sientes las rosas?” esa es mi mamá, una mujer que se sigue sorprendiendo todos los días, de esas mamás que hace de todo en 1 hora; señora, dueña de casa, cocinera, profesional, abuela, amiga, chofer y enfermera.

Yo creo que de eso se trata el día de la mujer, no sólo de buscar igualdades (respetando también a nuestro género compañero, no todos los hombres son violadores ni malos ni femicidas, ellos también son papas, hermanos e hijos) sino de reconocer qué es el “Ser mujer”, y que entre nosotras compartamos nuestras experiencias.
Me encantaría saber sobre sus mamás o de la mujer que haya marcado positivamente sus vidas, así que este día las invito a hablar de ellas, de las anónimas.

Ah y – brevemente – este día se conmemora porque mientras grupos feministas luchaban por igualdad política y laboral, 140 mujeres – en su mayoría inmigrantes- murieron calcinadas en una fábrica de camisas Triangle, Nueva York, impulsando y fortaleciendo aún más la lucha)


Comentarios

Comentarios