HomeWool

Soy Carola, soy Diseñadora Gráfica, tengo 37 años, en mayo me quedé sin trabajo, empecé a buscar y mientras buscaba me di el tiempo de hacer cosas que siempre quise desarrollar, (a parte de dormir y hacer nada!!), pero por tiempo o por diferentes cosas nunca hacía o empezaba y nunca terminaba, de hecho tenía muchas telas y lanas que compré y nunca usé.

Empecé a ilustrar, a tejer a crochet, a bordar, crear cosas que podrían modernizar un poco los tradicionales tejidos (sin desvalorizar lo tradicional) a buscar colores fuertes y modernos, y a aplicar todo a objetos; cojines, bolsas, pisos, canastos, objetos decorativos, etc. Mi abuela tejía con unos telares gigantes, yo la miraba de repente, con un poco de temor a tremendo telar, miraba cómo hilaba y arreglaba las lanas, pero nunca mostré mi real interés en aprender, y aún me arrepiento de no haber aprendido de ella en ese momento, fui aprendiendo luego con el tiempo.
Lo más difícil en esto creo, ha sido romper mis propias barreras, de pensar que no puedo hacer lo que me gusta y me hace feliz, porque según la “tradición”, siempre hay que llevar una profesión o un cartón por delante, un trabajo estable y seguro que garantice tu economía, por lo demás ya tengo 37 y se “supone que a esta edad la gente no anda por la vida dudando sobre lo que realmente quiere hacer”… o dudando si quiere tener un trabajo estable, es casi una locura!!!
Por otra parte, ha sido una limitante que he ido combatiendo, el hecho de responderme a mí misma la pregunta de si al resto le gustaría mi trabajo, si alguien querría tener en casa alguno de mis productos, o simplemente llenaría mi propia casa con ellos!!!.
En este camino muchas veces uno se ve desmotivada por pérdidas de tiempo, de dinero, cosas que quedan ahí en bolsas en un clóset, pero ya uno va aprendiendo y mejorando las técnicas y comprendiendo que no a todo el mundo le puede gustar mi trabajo, y que por último si no queda bien o no le gusta a alguien, será algo hecho por mí y que me ha hecho sentir bien mientras lo realizaba, pero sí he logrado llegar a gente que paga y sobretodo valora el trabajo y el cariño con el que los realizo y me anima a seguir. Así, a través de amigos y redes sociales, la gente ha ido conociendo y valorando mi trabajo y eso me ha dado ánimo para seguir haciendo lo que me gusta y creciendo en este camino que re-escogí, porque siempre lo escogí, lo tenía escondido en algún rincón de mi corazón, lo tenía guardado para este momento de mi vida!
No llevo mucho tiempo en esto, pero siento que mi vida ha tomado un nuevo rumbo, principalmente porque siento que hago lo que me gusta, estoy desarrollando más mi creatividad y no estoy pensando tanto en el tiempo y en lo que le guste al “cliente, si no más bien en lo que me guste a mí y luego ya se verá si el resto lo acepta. Me he puesto metas cortas y las he logrado, y así espero seguir creciendo lentamente o rápidamente, como sea posible y se den las cosas.
Hoy trabajo freelance como diseñadora gráfica, con menos presión que antes, pero principalmente sigo trabajando en esto que me gusta, me relaja y me hace muy Feliz!: las lanas, los colores, los hilos, las telas, las ilustraciones, los palillos, los lápices, etc.
Finalmente, me he dado cuenta que hacer lo que a uno le gusta, le apasiona, le da vida, es lo más importante, ya sea como emprendimiento, como hobby, como trabajo profesional, dependiente, independiente, recibiendo mucha plata, lo justo o poca plata. En el fondo siempre empezar a ser feliz uno mismo es la base de todo éxito, el resto, que uno muchas veces cree necesitar, siempre vendrá por añadidura.

Comentarios

Comentarios