el corazón galletero de Paula

Paulita Jordan tiene 29 años, es una de las chicas más amorosas y pacientes que he conocido, con un don inigualable para el glaseado. Fue la responsable de nuestro pedido gigante de galletas en la última 30 kilates, y como toda mamá (dos niñitas, una mega loquita) ha aprendido a tira pa’arriba con enfermedades, responsabilidades y trabajo.

Creó Mis dulces Antojos 1hace casi cuatro años y a pesar de las pausas que ha tomado tiene los cupos de pedidos llenos! (me anoté en octubre con sus casas navideñas), porque más allá del apoyo de su familia es un proyecto que lleva en su corazón galletero y que le ha puesto el hombro con harto esfuerzo, superando complicaciones médicas y cocinando hasta con fular.

 

 

De profesión es: Técnico en prevención y rehabilitación de personas con dependencia a droga, de la USACH. — “me gustaba, pero cambié los adictos por los pasteles. Porque es poco compatible con una familia con niños, no hay un horario normal en las comunidades.” Decidió renunciar y buscar en la cocina una oportunidad de negocio que le permitiera cubrir todos los flancos sin dejar de tener un ingreso para su casa.5 “Toda la vida he cocinado. Mi abuela cocinaba y yo estaba parada al lado; me acuerdo de estar pasándole mantequilla a los moldes, revolviendo la jalea…cosas básicas. Éramos chicos y siempre tenía algo dulce para la tarde, lo que fuera. De grande cuando estaba estudiando quería comer cosas ricas pero no tenía plata, busqué recetas y empecé a cocinar y como paso antojada nació Mis Dulces Antojos.” 2

Su hermana la ayudó a ver la posibilidad de un negocio, encargándole cosas y regalándole cursos para que aprendiera nuevas técnicas, su hermano promocionando sus galletas. Su casa se ha convertido en su mini pastelería, con incluso muebles donde guarda cintas y cajas para las entregas. Lo que más le gusta es ver la cara de la gente cuando recibe sus pedidos o le dicen lo rico que estaban, pero sobretodo el poder mantenerse sola, siendo un aporte real para su familia —  “Emprendimientos como este de repostería hay miles y gente que trabaja espectacular. Entonces que me dé para resolver o hacer cosas, es bacán; para el disfraz de perro de la Cele, que la Rafa necesita tal cosa, o que estamos de aniversario con mi marido, etc. Y he conocido a otras emprendedoras, hecho trueques, es entretenido.” 4

Pero tener un proyecto personal nunca es fácil. Y la dedicación que entregas no es siempre comprendida. Paula cree que ha sido lo más difícil, el que otros entiendan porqué a veces no tiene días libres o tiempo suficiente —  “A mi realmente me falta tiempo, y hay personas que están fuera de tu círculo cercano que son poco empáticas creyendo que un pedido de galletas aparece por arte de magia y que se las puedes llevar a China sin cargo extra. Todos mis productos son a pedido, no tengo stock guardados, y a veces la gente no piensa eso o no le da el valor correcto a lo hecho a mano”. Pero tiene fe porque sus clientes sí valoran su trabajo y siente que es algo que se está aprendiendo de a poco, dándoles la importancia que merecen.3

Y para ti, tiene el mejor mensaje que ha pasado por aquí: Uno siempre sabe lo que le gusta hacer; una sabe si le gusta tejer, si le gusta cocinar, escribir, dibujar o qué se yo, mirar por la ventana… adentro siempre sabes lo que te gusta. Y si puedes sacarle partido a eso y ser más feliz entonces es importante. Porque de repente estás obligado a estar en otras pegas que te mantienen, pero quizá no te hacen tan feliz, pero si puedes darte el espacio tienes que hacerlo. Sea un emprendimiento o de hobby, debes darte el espacio para ser feliz y hacer lo que a ti te gusta.

Sigue y haz pedidos para tu próximo evento en su
Fanpage
Instagram
e-mail: jourdanpaula@gmail.com

68

 

 


Comments

comments