Año 11

por @catadarvich 

Siempre al partir enero decimos “este año va a ser mejor”, pero les juro que el 2018 será CUÁTICO. Lo vengo anticipando hace rato ya, porque soy escorpio y el prospecto de la visita de Júpiter en mi signo me tenía en llamas, pero más allá de mí, se vienen cambios para el colectivo, de apertura y unión.

En numerología el número 11 (2018 > 2+0+1+8=11) es un número maestro y el primero de enero se abrió un portal energético “once once” (1, 1, 11) que se va a mantener fuerte durante el año y nos trae abundancia cósmica y manifestación instantánea. Es súper importante que vibremos alto, agradezcamos lo que recibimos y tengamos claro lo que queremos, porque calcado es lo que vamos a atraer.

Lo heavy es que también para el solsticio de verano, el 21 de diciembre, justo Mercurio estaba alineado directo y no nos obstruía más los caminos de la comunicación (que son con uno mismo y hacia afuera, con los demás) se abrió otro portal que nos permitió recordar lecciones de esta o de vidas pasadas por lo que los procesos de sanación se aceleraron. Es posible que ese conflicto/rollo/desamor que tenías hace mil años por fin lo hayas superado, y se te haya transformado en un dolor físico que estas sufriendo ahora. Tranquila porque no debiera pasar de enero si confías y te ofreces mucho auto-amor y gratitud por las lecciones aprendidas, ya que gracias a esto vamos a ir dejando los miedos y a empoderarnos cada vez más por lo que nos va a ser mucho más fácil emprender nuevos proyectos y aventuras. Si este año tienes ganas de hacer algo nuevo, el universo dice “vo dale”.

Para rematarla, con 11º tanto en la luna como en el sol (¡¡¡¡11/11 en todos lados!!!!), la noche de año nuevo tuvimos una súper luna llena en cáncer. Cáncer es un signo de agua, que nos mueve lo emocional. Esta vez nos ayuda a unir la polaridad que existe en nuestra frecuencia, a llenar la brecha, y nos muestra el camino a la unión. Este mes nos sirve para hacer introspección y aprender a conectarnos con nuestro yosoy. Lo que no solo nos alinea a nosotros con nuestra misión, si no que a todos. Así elevamos la conciencia colectiva, partiendo por nosotros mismos.

Respecto al amor, el once es un espejo, y si se lo piden a la luna lo encontrarán. Es momento de conocerse y ser fiel a nuestros deseos, a nuestras mañas, a lo que tú de verdad eres y sacarte las máscaras para verte y encontrar un complemento. El once también es el número de las “twin flames” (llamas paralelas) que es el amor incondicional que necesitas para lograr auto-realizarte. Este año será más fácil reunirte con tu twin flame, o tu alma gemela si estaban separados o desunidos. Y si estabas en pareja, lo más probable es que el 2017 haya sido una montaña rusa, muchas parejas se separaron, y las que sobrevivieron, hayan pasado por un proceso de sanación y ahora estén haciendo planes o concretando los que habían postergado antes. (Tip: este mes hay luna azul, conéctense con ella y hagan sus rituales para activar su energía femenina y dejarse llevar por su intuición).

Por último, es tarea nuestra construir nuestra realidad. Agradecer a diario nuestros regalos y trabajar duro por conseguir lo que queremos.

Amor para todas <3


La Catita está realizando lecturas de tarot, las interesadas pueden enviarle un DM a su instagram @catadarvich